Mercados y relaciones laborales

La cuestión laboral es una dimensión central en el análisis de las desigualdades sociales. En primera instancia porque las formas modernas y contemporáneas en que se ha configurado se basan en que algunos grupos poseen los medios para producir y las grandes mayorías solamente cuentan con su fuerza para trabajar. En ciertos contextos históricos, a través de lo laboral se ha procurado establecer mecanismos de inclusión social. Por un lado, es a través del salario que principalmente se busca obtener recursos para la reproducción y sostenibilidad vital. Por otra parte, ha sido la puerta de acceso a un conjunto de derechos y garantías. Sin embargo, en la actualidad fenómenos como la transformación productiva, los cambios en los esquemas de división internacional del trabajo, así como el predominio de la precarización y flexibilidad laboral, están acentuando las desigualdades entre los(as) trabajadores(as). Interesan estudios que -en distintas ocupaciones, actividades económicas y ámbitos geográficos- analicen el impacto de y en las desigualdades de: a) el acceso al empleo; b) protección en el empleo (contratos, salarios, seguridad social, prestaciones, derecho de sindicalización); c) condiciones de trabajo (en el puesto) y; d) movilidad y migración asociados a la búsqueda de inserción laboral (de baja y alta calificación, nichos laborales, políticas migratorias).